La oposición venezolana, que en su mayoría decidió boicotear los comicios municipales del domingo último, insistió en denunciar un clima "fraudulento", mientras el Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (Ceela) informó que no hubo irregularidades en la votación, que terminó con la victoria del oficialismo.

"Quien se vale del hambre del pueblo mediante un sistema electoral fraudulento no debe cantar victoria. Las irregularidades y la escasa participación marcaron la jornada electoral del 10 de diciembre", denunció la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en un comunicado.

Por el contrario, el presidente del Ceela, Nicanor Moscoso, afirmó en conferencia de prensa que "el proceso eleccionario del 10 de diciembre cumplió con los estándares internacionales y la legislación nacional, especialmente en áreas de expresión y transparencia en la administración electoral".

Además, señaló que no se registraron inconvenientes entre las fuerzas políticas participantes, que no recibieron denuncias sobre irregularidades en la contienda y remarcó que las votaciones transcurrieron "ordenadamente" y sin hechos de violencia.

Moscoso afirmó que la auditoría ciudadana que se realizó una vez cerrados los recintos electorales arrojó coincidencias del "100%" al comparar los comprobantes de votación con la cantidad de sufragios registrados por las máquinas, informó la agencia de noticias EFE.

También precisó que el índice de participación alcanzado, que fue de 47,3%, es "muy bueno" y se enmarca en el histórico del país para este tipo de comicios.

El gobierno sostuvo que ganó en 308 de los 335 territorios en disputa.