El Gobierno de China se mostró optimista sobre la última ronda de negociaciones comerciales con Estados Unidos, que arrancaron ayer en Beijing, y destacó que ambas partes han mostrado su "voluntad" de llegar a un acuerdo que ponga fin a sus disputas.

Una delegación de Estados Unidos liderada por el representante adjunto de Comercio, Jeffrey Gerrish, llegó a la capital china para entablar durante dos días conversaciones a nivel viceministerial sobre estas cuestiones, que mantienen enfrentadas a las dos potencias desde principios de 2018.

"Las negociaciones ya están en marcha. Las dos partes han expresado su voluntad de mantener conversaciones constructivas y de trabajar juntos para resolver las disputas siguiendo el consenso alcanzado entre los líderes de los dos países", dijo el portavoz de la cancillería china, Lu Kang, en rueda de prensa.

El 1 de diciembre, en el marco de la cumbre del G20 en Buenos Aires, el presidente chino, Xi Jinping, y su homólogo estadounidense, Donald Trump, acordaron una tregua de 90 días para negociar en medio de la guerra comercial que mantienen las dos mayores economías del mundo.

Asimismo, Lu hizo referencia a las últimas declaraciones de Trump, quien aseguró que la "débil" situación económica del gigante asiático "motivará" la búsqueda de un acuerdo.

"Desde un principio hemos dicho que estas disputas no eran buenas para ninguno de los dos países ni para el mundo. China cree de buena fe que es posible resolverlas sobre la base del respeto y la igualdad mutuas", dijo Lu, y agregó que China confía plenamente en su "gran" potencial y en el desarrollo a largo plazo de su economía.

Asimismo, la prensa china apuntó que la negociación llega en un momento en que los dos países han bajado el tono de sus críticas mutuas, lo que podría despejar el camino hace un posible acuerdo.

"Los dos países afrontan una desaceleración económica e inestabilidad en los mercados, lo que sin duda acelerará la voluntad de ambos países para llegar a un acuerdo", señaló el exdirector del Instituto de Estudios de Mercado del Ministerio de Comercio chino, Bai Ming, al periódico oficial Global Times.

Según el rotativo, ambas partes buscarán "acuerdos en lo esencial" que permitan alcanzar un pacto final en agricultura, energía y otros sectores.

Desde que se acordara la tregua entre Beijing y Washington, China tomó varias medidas de buena voluntad como la rebaja de aranceles a los vehículos importados de EE.UU., la reanudación de la compra de soja de ese país o la presentación de un proyecto de ley para prohibir la transferencia forzada de tecnología.

Por su parte, Trump suspendió de manera temporal el aumento del 10% al 25% de los aranceles a productos chinos valorados en u$s200.000 millones, aunque advirtió que seguiría adelante con su plan si no se cierra un acuerdo comercial antes de que expire el citado plazo de 90 días.