El ex líder del eurófobo Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP) Nigel Farage, principal impulsor del Brexit, afirmó que el Reino Unido puede dar marcha atrás a la salida de la Unión Europea (UE) si sus partidarios no se "reagrupan" y además reiteró la idea de un segundo referendo.

"Los defensores de la permanencia (en la UE) son los que están marcando el ritmo. Son mayoría en el Parlamento y si nosotros no nos organizamos podríamos perder la histórica victoria que fue el Brexit", manifestó Farage en una entrevista con el diario The Observer.

Farage, euroescéptico y aladid antiinmigración, admitió esta semana que podría convocarse un segundo referendo sobre la salida británica del bloque común porque, para él, el argumento de que el Brexit golpeará la economía británica ganó peso y no hay ningún "contraargumento" que puedan "escuchar los ciudadanos".

En ese sentido, señaló que "después de ganar el referéndum (de junio de 2016), cerramos las puertas y dejamos de expresar nuestros argumentos", Tras un encuentro en Bruselas con el jefe de los negociadores comunitarios para el Brexit, Michel Barnier, Farage afirmó que sería difícil para el Reino Unido lograr un buen acuerdo de salida y expresó que el Parlamento del Reino Unido podría tumbar el pacto al que lleguen Londres y Bruselas.

"Ya no somos mayoría en el Parlamento. Creo que perderíamos el voto", insistió Farage.

En diciembre, la Cámara de los Comunes aprobó una enmienda que obliga al gobierno británico a someter a votación los términos del pacto que alcance con la UE sobre su salida del bloque común.

Farage fue presidente UKIP desde 1998 hasta 2000, y se convirtió en su líder en 2010, impulsó el referendo que se celebró en el Reino Unido y construyó su carrera política haciendo campaña en favor de la salida del país de la UE.

Poco después de imponerse el Brexit en junio de 2016, Farage renunció a su cargo e incluso llegó a coquetear con el presidente estadounidense Donald Trump para ser embajador en su país, aunque la negativa del ejecutivo británico ante ese pedido fue contundente.

Cada vez más ciudadanos británicos piensan que no debería haber un segundo referéndum sobre la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), pero si el gobierno convocara nuevamente una votación, el 55% optaría por permanecer en el bloque comunitario, según reveló una nueva encuesta divulgada hace dos días.

El sondeo realizado por la firma ComRes para el diario Daily Mirror, mostró que 51% de los votantes contra 43% cree que no debería haber una segunda votación, pero si se llamara a otro referéndum, 55% optaría por permanecer en la UE contra 45% que votaría lo contrario.

Ya un día antes, el gobierno británico conservador aseguró que no tenía intención de celebrar un segundo referendo, ante la primera solicitud de Farage en ese sentido.