Las elecciones de mitad de mandato celebradas en Estados Unidos dejaron un nuevo récord de mujeres elegidas para las dos cámaras, con 113 representantes y senadoras, frente a las 107 que hasta ahora ocupaban escaños, informaron medios locales.

Esta nueva composición, que se traduce en el avance electoral de los demócratas que consiguieron recuperar el control de la Cámara de los Representantes tras ocho años, fue impulsada por mujeres, muy críticas con el presidente Donald Trump y sus recurrentes comentarios considerados misóginos. La neoyorquina Alexandria Ocasio-Cortez, demócrata latina y de 29 años convertida en la legisladora más joven de la historia de Estados Unidos, es un claro símbolo de ese avance.

Verónica Escobar y Sylvia García comparten el honor de ser las primeras hispanas en representar a Texas en el Congreso, mientras que Debbie Murcasel-Powell, de origen ecuatoriano, dio una de las grandes sorpresas al imponerse a su rival en Florida con más del 50% de los votos. Otras mujeres destacadas que llegaron por primera vez a la Cámara Baja tienen ascendencia africana, son indígenas o pertenecen a la comunidad LGTB (Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales).

En tanto, Ilhan Omar, nacida en Somalia en 1981, y Rashida Tlaib, hija de inmigrantes palestinos, serán las primeras musulmanas en el Congreso. y dos indígenas se sentarán por primera vez en la Cámara de Representantes: Deb Haaland (Nuevo México) y Sharice Davids, que será además la primera persona abiertamente LGTB de Kansas en el Congreso.