El presidente de Bolivia, Evo Morales, se reunió ayer en La Habana con su flamante par cubano, Miguel Díaz-Canel, para ratificar la alianza entre ambos países en la nueva etapa del gobierno en la isla, tras la salida de Raúl Castro. Morales fue el segundo jefe de Estado que visitó a Díaz-Canel después de su asunción el jueves pasado. El primero fue el venezolano, Nicolás Maduro, quien viajó a Cuba poco después del cambio de gobierno. "as relaciones entre los dos países son muy buenas, de mucha confianza, pero también de mucha esperanza para ambos pueblos", auguró Morales.