La Fiscalía alemana pidió ayer la extradición del ex presidente catalán Carles Puigdemont a España por delitos de rebelión y malversación de fondos públicos, con lo que un tribunal del norte de Alemania donde fue detenido el líder secesionista deberá tomar ahora una decisión.

Asimismo, la Fiscalía General pidió mantener a Puigdemont en prisión mientras se tramita su extradición porque considera que existe riesgo de fuga, según informó la prensa local.

La posición del Ministerio Público alemán supone un revés para la defensa del dirigente catalán ya que asume los delitos en los términos de la orden europea de detención del juez del Tribunal Supremo español Pablo Llarena. De facto, rechaza los argumentos de la defensa que sostienen que existe una persecución política contra el líder secesionista.

El Tribunal Regional Superior de Schleswig-Holstein, norte de Alemania, es el que tendrá que decidir sobre la entrega del máximo dirigente de los secesionistas catalanes, aunque el gobierno alemán, como ocurre en otros países, tiene la prerrogativa legal de evitar la extradición.

No obstante, el gobierno de Angela Merkel ya dijo que no vetaría la extradición en caso de que la Justicia así lo decida.

La Justicia alemana cuenta con un plazo de 60 días -que se puede prorrogar otros 30 más- para tramitar la extradición de Puigdemont, quien por su parte tiene derecho a recurrir la decisión judicial al tribunal Constitucional alemán.

Ver más productos

María de Jesús Buen Pastor, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a beata María de Jesús Buen Pastor

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos