Un importante funcionario de la ONU reveló hoy los detalles del acuerdo de exportación de granos que busca reanudar las exportaciones de granos desde puertos ucranianos hacia los mercados internacionales a través del mar Negro.

"Los buques navegarán de ida y vuelta por el mar Negro a través del estrecho del Bósforo para la exportación de granos al mundo de conformidad con un corredor acordado" , dijo horas antes de la ceremonia de firma la fuente que pidió ser citada como "un importante funcionario de la ONU" .

De acuerdo con el funcionario, el proceso será vigilado por un centro de coordinación conjunto que será establecido de inmediato en Estambul e incluirá a representantes de Rusia, Ucrania y Turquía.

"Los buques serán inspeccionados para asegurarse de que no haya armas viajando hacia Ucrania" , indicó el funcionario, el cual añadió que "ambas partes también acordaron que no debe haber ataques de ninguna de las partes contra ningún buque que salga de esos puertos y aguas territoriales".

Firmado por separado por Rusia y Ucrania con Turquía y Naciones Unidas, se espera que el acuerdo reduzca los precios desorbitados de fertilizantes y granos.

"No habrá solución para la crisis de seguridad alimentaria si no reintegramos las exportaciones de granos, aceite de girasol y productos alimenticios de Ucrania al mercado mundial, y si no facilitamos la exportación de alimentos y fertilizantes de la Federación Rusa" , dijo el funcionario.

El acuerdo también comprometió esfuerzos para facilitar las exportaciones de fertilizantes para alimentos, y materias primas para producir fertilizantes de Rusia, de acuerdo con fuentes de la ONU.

Ucrania tiene alrededor de 20 millones de toneladas de granos esperando su traslado debido a que el mayor centro de exportación del país, el puerto de Odesa, fue cerrado por motivos de seguridad, según informes.

El acuerdo podría potencialmente mitigar el estrés experimentado por cerca de 1.600 millones de personas en 94 países que están severamente expuestas a una de las dimensiones de la crisis, ya sea la de alimentos, la de energía o el endurecimiento de las condiciones financieras, indicó el funcionario.

Más de 800 millones de personas en todo el mundo enfrentan directamente en este momento la posibilidad de sufrir hambre y la cifra todavía podría aumentar, de acuerdo con informes de la ONU.

Fuente Xinhua