El presidente brasileño Michel Temer invitó su sucesor Jair Bolsonaro para que forme parte de la comitiva oficial de ese país en la cumbre del G20 que tendrá lugar antes de fin de mes en la Capital Federal. De aceptar, el mandatario electo -que en enero tomará posesión como jefe de Estado de la mayor economía latinoamericana- rubricará en la Ciudad de Buenos Aires su primera participación internacional en misión oficial desde que ganó el balotaje. Dato no menor es que el futuro presidente no había previsto visitar a la Argentina en su primera gira oficial, la cual sí incluye a Estados Unidos, Chile e Israel.

Según destacó en la víspera la prensa internacional, Temer le expresó la invitación a su sucesor durante un encuentro que ambos mantuvieron en Brasilia. Bolsonaro en sus anticipos de gestión no ha demostrado señales positivas para el gobierno de Mauricio Macri, ya que consideró que el Mercosur no será eje de su política regional.

Conocida la invitación de Temer, en el Gobierno argentino trascendió que de concretarse la llegada de Bolsonaro se harían todos los esfuerzos posibles para lograr una charla con Macri y otorgar una nueva y necesaria señal a los mercados internacionales respecto de que la "devaluación" que el próximo gobierno brasileño estima realizar, no representará un obstáculo insalvable para la continuidad del Mercosur y el futuro del comercio exterior de ambas naciones.