Un paro nacional se cumplió ayer en diversas ciudades peruanas, con marchas y piquetes en diversas rutas, contra las normas de flexibilidad laboral que impulsa el gobierno del presidente Martín Vizcarra.

El secretario general de la Confederación General de Trabajadores (CGTP), Gerónimo López, dijo a la agencia Prensa Latina que hubo piquetes en caminos y rutas en las ciudades de Arequipa, Loreto, Huancayo, Ayacucho y Apurímac. También hubo cortes viales en la carretera Central, que comunica a Lima con los Andes centrales y una marcha vecinal impidió el tránsito en la principal ruta de Lima norte, indicó el dirigente.

El paro fue convocado por la CGTP, la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) y otros bloques sindicales, así como organizaciones sociales y partidos progresistas.

El principal reclamo de la jornada de lucha, indicó López, va dirigido contra la política de productividad y competitividad que impulsa el Gobierno y que reduce derechos laborales con recorte de vacaciones, simplificación de despidos y otras medidas.

El secretario general de la CGTP criticó al Gobierno por esa política concertada con la Confederación de Empresarios (Confiep), que reclama una baja de lo que llama "sobrecostos laborales". La llamada Política Nacional de Competitividad y Productividad, rige hasta el 31 de diciembre del 2030. Entre otros puntos plantea cambios en la situación de los trabajadores y reducir el costo de los despidos, para lo cual ordena "revisar y adecuar el marco regulatorio y los servicios de empleo en función a las necesidades del mercado laboral, considerando el diálogo entre empleadores, trabajadores y Gobierno".