Los partidos independentistas catalanes JxCat y ERC acordaron que el futuro presidente del Parlament, Roger Torrent, proponga a Carles Puigdemont ante el pleno como candidato a la presidencia de la Generalitat en la primera sesión de investidura que se produzca, lo que previsiblemente llevará a prolongar la crisis política de Cataluña.

En un comunicado conjunto hecho público por las formaciones, JxCat y ERC afirmaron su voluntad de "restituir las instituciones" y engloban en el acuerdo tanto la candidatura de Roger Torrent a la presidencia del Parlament como la investidura a distancia de Puigdemont.

Como ERC había aceptado durante las últimas semanas, Torrent es partidario de una interpretación del reglamento que posibilite la investidura en ausencia del candidato de JxCat a la presidencia. Sin embargo ayer los asesores letrados del Parlament emitieron un informe contrario a la investidura a distancia.

El Gobierno de Mariano Rajoy ya había anunciado que recurrirá ante el Tribunal Constitucional cualquier intento de los independentistas de investir a Puigdemont en ausencia.

En tanto el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, le pidió a Rajoy que recurra al Tribunal Constitucional tanto un intento de investidura a distancia por parte de Puigdemont como un cambio forzado del reglamento del Parlament de Cataluña.

Ciudadanos (partido que ganó la elección pero no tiene apoyo suficiente en el Parlament para formar gobierno) ya expresó que apoyará al Gobierno en esas decisiones, pero Rivera insistió ayer en su posición a partir de unas palabras ayer de Rajoy que interpreta como falta de decisión: "Me ha sorprendido que haya dicho que si Puigdemont es investido presidente seguirá aplicando el artículo 155, porque ahí hay una frase en la que el presidente del Gobierno parece un tercero que no tiene nada que hacer. Puigdemont solo puede ser investido presidente si no se recurre al TC", dijo Rivera sobre las palabras de Rajoy ante la Junta Directiva del PP.

El líder de Ciudadanos considera que "tanto el cambio de reglamento como la investidura tienen que ser recurridos inmediatamente para que no se ponga en marcha y se suspenda". Rivera justifica su posición en que "los letrados del Parlament han dicho que no se puede" proceder a una investidura a distancia. Algo que ha considerado "de sentido común", recordando que "Puigdemont no está en Bruselas por una enfermedad o una nevada. Está huyendo de la justicia española" y que "los delitos que se le imputan son muy graves".

En el caso de que no avance la intentona de Puigdemont y no se logre formar gobierno, en un plazo de dos meses habría que convocar a nuevas elecciones en suelo catalán.