El presidente iraní Hasan Rohaní llamó a la unidad nacional frente a las sanciones aplicadas por Washington a ese país que, aseguró, representan "una guerra económica sin precedentes" aunque descartó que la tensión entre ambos países desemboque en un conflicto bélico. Durante una reunión con representantes de diferentes vertientes políticas, celebrada anoche en Teherán,

"Estamos en una situación difícil pero tengo muchas esperanzas en el futuro y creo que podemos superar estas condiciones, siempre que estemos juntos y unamos nuestras manos" señaló el mandatario preocupado por el impacto interno de las últimas sanciones económicas aplicadas por Estados Unidos que afectaron severamente el ingreso de sus regalías petroleras.

"Hoy debemos mantener el mismo consenso, crear empatía (con el Gobierno) y no rendirnos", subrayó, según un comunicado de la Presidencia publicado en las últimas horas y replicado por la agencia de noticias EFE.