La crisis demográfica en Japón ya le está pasando factura, y es que son cada vez menos los jóvenes y más los puestos de trabajo desocupados debido a la falta de postulantes. Ante esta situación, el gobierno aprobó en diciembre del año pasado un programa para que ingresen al país más de 300 mil inmigrantes en los próximos cinco años, a partir de abril próximo.

No obstante, la aprobación ha traído polémica por la forma en cómo se aplicará, ya que por ejemplo se pretende que los trabajadores extranjeros que ingresen al mercado de trabajo japonés lo hagan a cambio de salarios bajos.

Asimismo, el gobierno que encabeza Shinzo Abe planteó la cuestión de la importación de trabajadores extranjeros usando un "programa de entrenamiento técnico interno temporal", que permite que los jóvenes trabajadores o estudiantes trabajen en cargos de bajo salario entre tres y cinco años antes de volver a casa.

Al respecto, el primer ministro Abe quiere permitir que trabajadores de baja cualificación permanezcan en el país durante cinco años. También pretende introducir un visado renovable para los trabajadores de mayor calificación, los que podrían inclusive llevar a sus familias. El objetivo del gobierno es que el nuevo esquema de visados esté listo para abril.

¿Y en qué sectores se buscan trabajadores? "Las necesidades más urgentes están en sectores como la construcción, la agricultura y la construcción naval, en todo el país. La hostelería y las industrias de venta al por menor también exigen cada vez más el inglés y otras habilidades lingüísticas, ya que el turismo continúa creciendo", según informó el sitio web BBC mundo.

Las áreas de enfermería y de asistencia a domicilio también siguen al alza, ya que son necesarios más trabajadores para cuidar de la creciente población de ancianos del Japón.

Agregando otros factores, incluidos unos niveles nunca vistos de turismo extranjero y los preparativos para los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020, el resultado es una nación que necesita desesperadamente más trabajadores para llenar vacantes.

Actualmente hay 1.280.000 trabajadores extranjeros viviendo en Japón. Es un número récord, por encima de los 480.000 en 2008. Eso significa que los inmigrantes representan apenas el 1% de la población de Japón, comparado con el 5% en Reino Unido o el 17% en Estados Unidos. Casi el 30% vienen de China. El resto proceden de Vietnam, Filipinas y Brasil.