Francia empezó a sentir ayer el inicio de tres meses de huelgas intermitentes en los ferrocarriles, a las que se sumarán otros sectores, desde la energía a la recolección de basura, contra la agenda de reformas del presidente Emmanuel Macron.

El personal de la empresa pública de ferrocarriles franceses SNCF comenzó en la tarde de ayer un paro que debe prolongarse hasta el jueves por la mañana. Será la primera de una serie de huelgas de dos días que tienen previsto repetir cada cinco días hasta junio.

Los sindicatos advirtieron que esta protesta provocará graves perturbaciones para los 4,5 millones de usuarios del tren en Francia.

Para hoy prevén que circule uno de cada ocho trenes de alta velocidad. No habrá ninguna formación con destino a España, Italia y Suiza, afirmaron, aunque sí circularán tres de cada cuatro Eurostars hacia Londres y Bruselas, y el Thalys con destino a Bélgica y Holanda operará casi con normalidad.

"Nos estamos preparando para una movilización muy fuerte, con un gran impacto para los pasajeros de trenes", dijo a la AFP una fuente gubernamental que pidió el anonimato.

La verdadera movilización comenzará hoy, una jornada que la prensa francesa ya ha bautizado como "martes negro". Entre el personal que debería declararse como huelguista con 48 horas de antelación, la SNCF ya contabilizó casi un ferroviario de cada dos (48%) y más de tres de cada cuatro entre los maquinistas (77%).

Los sindicatos de la SNCF protestan contra la supresión del estatuto especial para los nuevos contratados, la apertura del servicio ferroviario a la competencia y la transformación de la empresa en sociedad anónima, lo que abre la vía a una futura privatización, algo que niega el gobierno.

Este movimiento de protesta, que prevé 36 días de paro en casi tres meses, apuesta por el desgaste de la opinión pública que, según los sondeos, considera de momento esta huelga como injustificada pero que, esperan los ferroviarios, podría cambiar de parecer si Macron se muestra intransigente.

Philippe Martinez, secretario general del primer sindicato de Francia, llamó así a la "convergencia de luchas" aprovechando que aumenta el descontento entre los jubilados, los estudiantes, los recolectores de basura y los empleados del sector energético, que también pararán hoy.

Ver más productos

La Iglesia recuerda hoy a Santa Matilde

La Iglesia recuerda hoy a Santa Matilde

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos