El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió a hablar de la “necesidad” de construir el controversial muro en la frontera con México, apenas un día después de la muerte de un agente de la Patrulla Fronteriza estadounidense en un incidente en el sur de Texas.

‘Hemos hablado sobre el muro. Vamos a tener ese muro. Lo necesitamos”, expresó Trump en el marco de una reunión de su gabinete. ‘Es territorio difícil, es de donde están llegando las drogas. Están pasando muchas cosas a lo largo de la frontera y vamos a resolverlo’, enfatizó el mandatario. En tanto, el Gobierno mexicano expresó que condena la violencia y expresa su absoluta disposición para colaborar con las autoridades del Departamento de Seguridad Interna de Estados Unidos, “en caso de ser necesario”.

Las seis empresas elegidas por el Gobierno estadounidense construyeron ocho prototipos de muro en el área de San Diego, en California, los cuales están siendo evaluados para concretar la barrera que quiere edifi car Trump, informó la agencia de noticias DPA.

Durante la campaña electoral, el mandatario estadounidense defendió que había que cerrar los más de 3.100 kilómetros de frontera común entre Estados Unidos y México para evitar la entrada de inmigración ilegal y drogas al país.

En julio dijo que ya no creía necesario cerrarla toda por las barreras naturales existentes y habló de entre 1.100 y 1.500 kilómetros a tapiar. Trump sigue sosteniendo que México pagará de una forma u otra la construcción del muro, algo que descarta de plano el Gobierno de Enrique Peña Nieto.

Los prototipos se construyeron con los 20 millones de dólares que el Gobierno de Estados Unidos consiguió reasignar de otras partidas. Pese a la insistencia de Trump, el Congreso no ha liberado de momento ninguna partida para la fi nanciación de la barrera.