La Comisión Europea (CE) pidió a los Estados miembros de ese bloque realizar reformas estructurales que impulsen la inversión y, sin dejar de lado las políticas fiscales responsables, aumentar los salarios para respaldar la demanda interna y el crecimiento a largo plazo.

En un documento reciente, el órgano ejecutivo de la Unión Europea que preside Jean-Claude Juncker, resaltó el crecimiento económico y la mejora del mercado laboral pero señaló que los salarios crecen “lentamente” y, por tanto, la prioridad ahora es asegurar que se mantenga “el fuerte impulso del crecimiento”.

Bruselas incluyó esas recomendaciones en su reporte de otoño del semestre europeo, que contiene evaluaciones de los presupuestos de los países de la eurozona para 2018 -sin Grecia- y orientaciones para las políticas económicas, tanto de los países de la moneda única como de los de la UE.

La CE instó a fomentar la inversión como un medio para apoyar la expansión e incrementar la productividad y el crecimiento a largo plazo, además de insistir en la necesidad de las reformas estructurales para que la economía europea sea “más estable, inclusiva, productiva y resistente”.

“Las políticas fiscales deberían encontrar el equilibrio adecuado entre garantizar la sostenibilidad de las finanzas públicas y apoyar la expansión económica; debe seguir siendo una prioridad reducir los altos niveles de deuda y reconstruir las reservas fiscales”, indicó la CE en un comunicado, citado por la agencia EFE.

Para la eurozona, la CE pidió reformas orientadas a “mejorar el entorno institucional y empresarial, facilitar la inversión, apoyar la creación de empleos de calidad y reducir la desigualdad”.

“La economía de la eurozona está creciendo a su ritmo más rápido en diez años y su défi cit medio caerá por debajo de 1% del producto bruto el próximo año, desde el 6% en 2010”, rese- ñó el reporte.

Sin embargo, varios Estados miembros siguen soportando altos niveles de deuda pública, que “limitan su capacidad de invertir en el futuro”, declaró en un comunicado el comisario de Asuntos Económicos, Pierre Moscovici.

En cuanto a los planes presupuestarios, la Comisión teme que Bélgica, Italia, Austria, Portugal y Eslovenia no cumplan en 2018 con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, cuyo principal elemento es el mantenimiento del déficit por debajo de 3% del PBI.