Tras el fracaso de la última ronda de negociaciones de paz sobre Siria, la ONU dijo que va a presentar sus propias ideas en busca de una transición que permita poner fin al conflicto en el país.

En concreto, la organización va a trabajar en propuestas para la redacción de una nueva constitución y la organización de elecciones, y espera concretarlas a principios de 2018.

"Creo que ha llegado el momento de que la ONU ofrezca elaboraciones sobre las cestas constitucional y electoral", dijo el mediador de Naciones Unidas, Staffan de Mistura, al Consejo de Seguridad.

Una nueva constitución y la celebración de unos comicios libres son dos de los puntos clave de la agenda de diálogo promovida por la ONU en Ginebra.

La octava ronda de consultas, cerrada la semana pasada en la ciudad suiza, terminó sin avances, dado que el Gobierno sirio y la oposición ni siquiera entablaron verdaderas negociaciones.

"Se perdió una oportunidad de oro", lamentó De Mistura, que insistió sin embargo en que el proceso de diálogo gestionado por la ONU es el único que puede sacar al país del conflicto de forma adecuada.

Tras su presentación, De Mistura se reunió a puerta cerrada con los miembros del Consejo de Seguridad. Al término de esa cita, el presidente de turno del Consejo, el japonés Koro Bessho, explicó a los periodistas que los quince países expresaron un claro respaldo a la labor del mediador y apostaron por la organización de una nueva ronda de negociaciones.

uera del plano político, el Consejo de Seguridad también escuchó hoy al jefe humanitario de la ONU, Mark Lowcock, que volvió a llamar la atención sobre el aumento de los combates en la región de Guta oriental, bastión rebelde que, según dijo, está siendo bombardeado prácticamente a diario.