Pese a las insistencias de renegociar el acuerdo con la Unión Europea por parte de la primera ministra británica, Theresa May, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, reiteró en un encuentro en Bruselas que "los 27 países del bloque no reabrirán el acuerdo de retirada".

Según Juncker, el Brexit, que con o sin acuerdo se ratificará el 29 de marzo, "representa un compromiso cuidadosamente equilibrado" para las naciones miembro de la UE. La visita de May a Bruselas forma parte del esfuerzo que está llevando a cabo la funcionaria para poder evitar un Brexit sin acuerdo. May hizo llegar al presidente de la Comisión Europea la exigencia del Parlamento británico de revisar la salvaguarda prevista para Irlanda, algo que declinó durante su "robusta pero constructiva" reunión en Bruselas.

Ante la negativa a reabrir la cláusula para evitar controles fronterizos en Irlanda, la primera ministra "presentó varias opciones" para tratar de superar las diferencias en torno al principal escollo en las negociaciones, informó la cadena BBC. La líder conservadora, de 62 años, se aferra al mandato de Westminster que le urgió a buscar un "cambio jurídicamente vinculante en los términos de la salvaguarda" ideada para evitar una frontera para bienes entre Irlanda y la provincia británica de Irlanda del Norte, según la declaración.

Los diputados británicos quieren evitar que esta salvaguarda haga que Reino Unido quede atrapado en las redes de un territorio aduanero con la UE que le impida negociar acuerdos comerciales con terceros.