La Unión Europea (UE) y las tres mayores potencias del bloque urgieron a Irán a respetar el acuerdo de 2015 que restringe sus actividades nucleares y prometieron seguir comerciando con el país pese a las nuevas sanciones impuestas por Estados Unidos. En un comunicado conjunto, Alemania, el Reino Unido, Francia y la UE denunciaron la amenaza de Irán de reanudar actividades con las que podría desarrollar un arma nuclear y se comprometieron a salvar el pacto pese al embate estadounidense.

Irán amenazó con llevar el nivel de enriquecimiento de su uranio a niveles más cercanos al necesario para fabricar armas atómicas si en 60 días no se renegocia el acuerdo nuclear que firmó en 2015 con las mayores potencias del mundo. El presidente Hasan Rohani explicó que Irán quiere "salvar el acuerdo, no destruirlo", pero necesita que los demás firmantes lo ayuden a contrarrestar las sanciones que le volvió a imponer Estados Unidos.

La jefa de la diplomacia de la UE, Federica Mogherini, y los ministros de Relaciones Exteriores alemán, británico y francés rechazaron "cualquier tipo de ultimátum" de Irán y dijeron que evaluarán si sigue cumpliendo el acuerdo. "Seguimos comprometidos plenamente con la preservación y la implementación completa del acuerdo", dice el comunicado.

" Irán debe permanecer en el acuerdo y nosotros debemos hacer todo lo que podamos para garantizar que permanezca", dijo el presidente francés, Emmanuel Macron, a periodistas durante una cumbre de la UE en Rumania. Las potencias europeas dijeron que "lamentan la imposición" de las nuevas sanciones estadounidenses y que permanecen "determinadas a continuar con los esfuerzos para permitir la continuación de nuestro comercio legítimo con Irán".

Además, en un claro mensaje a Estados Unidos, llamaron a todos los países que no son parte del acuerdo "a que se abstengan de tomar cualquier acción que impida la capacidad de las partes restantes para cumplir plenamente sus compromisos".