La Unión Europea (UE) quitó de su lista negra de paraísos fiscales a ocho países luego de un compromiso "para enmendar sus legislaciones", informó ayer el bloque.

Panamá, Corea del Sur, Emiratos Árabes, Barbados, Granada, Macao, Mongolia y Túnez abandonarán la primera lista comunitaria de este tipo, que pasará de tener 17 países a contar solo con nueve, pese a que la UE analizó en 2017 hasta 92 jurisdicciones sospechadas de ser paraísos fiscales.

"La lista ya está probando que merece la pena: jurisdicciones de todo el mundo han trabajado duro para hacer compromisos de reformar sus políticas fiscales", dijo el ministro de Finanzas búlgaro, Vladislav Goranov, cuyo país tiene la presidencia temporal de la UE.

La disposición le trajo críticas a la UE por reducir el repertorio apenas un mes después de crearlo y en base a unas promesas que no han publicado, indicó la agencia EFE.

La UE justifica la decisión por los compromisos "firmados a alto nivel político" en los países en cuestión para "enmendar sus regímenes fiscales que no cumplen los criterios comunitarios en materia de lucha contra la evasión".

Las promesas fueron analizadas y validadas por el Grupo del Código de Conducta, foro de expertos de los países encargados de asuntos fiscales que está a cargo del proceso de elaboración de la lista.

"Cuantos menos países haya en la lista negra mejor, eso indicará que el proyecto llevado a cabo es el correcto", dijo el ministro de Economía español, Luis de Guindos, en una rueda de prensa posterior a la reunión.

Los ocho países que salen de la lista negra pasarán ahora a un repertorio intermedio, la denominada lista gris en la que ya hay otros 47 países que se comprometieron a modificar su legislación.

Tras el recorte de hoy, en la lista negra de la UE solo aparecen Samoa Americana, Baréin, Guam, Islas Marshall, Namibia, Palaos, Samoa, Santa Lucía y Trinidad y Tobago.