El Consejo de la Unión Europea (UE), que reúne a los Estados miembros, acordó prorrogar seis meses, hasta el 31 de julio de 2018, las sanciones económicas impuestas a Rusia por su papel en la crisis independentista en el este de Ucrania.

Si bien los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiocho ya aprobaron esa decisión por unanimidad en la cumbre europea del pasado 14 de diciembre, el Consejo formalizó este jueves la decisión por procedimiento escrito, precisó la institución comunitaria en un comunicado.

Ante la evaluación negativa de la implementación del acuerdo, los líderes respaldaron prolongar dichas sanciones, que en principio vencían el próximo 31 de enero.

A continuación, se reforzaron en septiembre de ese mismo año y, desde entonces, se han ido prorrogando. Van dirigidas a los sectores de las finanzas, la energía y la defensa, así como al ámbito de los productos de doble uso, civil y militar.

En concreto, limitan el acceso a los mercados primario y secundario de capitales de la UE para cinco importantes entidades financieras rusas (Sberbank, VTB Bank, Gazprombank, Vnesheconombank y Rosseljozbank) con participación mayoritaria del Estado y sus filiales, también con participación mayoritaria estatal, establecidas fuera de la UE.