La economía china sufrirá perjuicios si se mantiene o agrava la oleada de aranceles aplicada por el presidente estadounidense, Donald Trump, a los productos fabricados en ese país, según consideraron analistas consultados por AFP.

El gobierno de Estados Unidos anunció el lunes la imposición de aranceles punitivos del 10% a bienes chinos cuya importación representa 200.000 millones de dólares anuales, lo que se suma a los 50.000 millones de dólares en mercancías que ya son objeto de derechos de aduana.

Pero "la producción de estos 250.000 millones de dólares de bienes chinos sobregravados genera alrededor del 1,3% del PIB chino", señaló a la agencia Mark Williams, del gabinete Capital Economics, y que considera que el sector manufacturero es el más expuesto.

Según la agencia de calificación financiera Moodys, los nuevos aranceles podrían reducir entre 0,3 y 0,5 puntos porcentuales el crecimiento económico chino el año que viene.

Por su parte Oxford Economics apuesta por una reducción de 0,2 puntos, con un impacto mayor si Washington sube, como se prevé, los aranceles al 25% el 1 de enero, lo que provocaría una reducción de 0,4 puntos porcentuales adicionales del crecimiento.

La economía china ya estaba exhausta debido a los esfuerzos del gobierno para reducir la deuda, lo que conllevó un endurecimiento en materia de crédito y una clara reducción de las inversiones en infraestructuras.

Incluso el primer ministro chino, Li Keqiang, reconoció que la segunda economía mundial vive "dificultades acentuadas" para mantener un crecimiento estable, ante la violenta tormenta que la golpea. Pero también afirmó su confianza en la capacidad de su país para "superar los obstáculos".

El Fondo Monetario Internacional (FMI) predijo en abril que el crecimiento se ralentizaría, pasando a 6,6% en 2018 y 6,4% en 2019, frente a 6,9% en 2017.

Pero si Trump lleva a cabo la amenaza de gravar el total de los bienes chinos importados, el crecimiento chino puede retroceder hasta el 5,8% el año que viene, alerta Louis Kuijs, analista de Oxford Economics.

En la situación actual, "las perspectivas de un apaciguamiento siguen siendo bajas a corto plazo", ya que la Casa Blanca parece estar segura de que podrá "ganar" esta guerra, insiste.

Beijing se beneficia no obstante de la fuerte depreciación del yuan, que cayó 8,5% frente al dólar desde abril, lo que beneficia a los exportadores chinos, al hacer sus productos más competitivos.

Además, parece que las empresas estadounidenses seguirán dependiendo de los proveedores chinos durante un tiempo, pues "para la mayoría de los productos afectados existen pocos proveedores alternativos", explica Mark Williams.

Y lo que es más, las autoridades chinas seguirán suavizando su política presupuestaria y fiscal, tras haber multiplicado las rebajas de impuestos y tasas a la exportación y aumentado el gasto público en proyectos de infraestructuras.

China "tomará medidas adicionales para mantener la demanda interna", apunta Louis Kuijs, para neutralizar hasta "alrededor de la mitad" el impacto económico de la guerra comercial.

Ver más productos

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Un Atlas para fanáticos del fútbol

¡Actualizate con estas tendencias!

¡Actualizate con estas tendencias!

Ver más productos