La fiscalía regional de Brasil que acusa por corrupción al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva afirmó que "no ve razones" para solicitar la prisión preventiva del imputado, ni siquiera en caso de que un tribunal de segunda instancia ratifique la semana próxima una condena a nueve años y medio de cárcel.

"El procurador regional de la república Mauricio Gotardo Gerum no formalizó y no ve razones para formalizar un pedido relacionado con una prisión cautelar del ex presidente", dijo la fiscalía de Porto Alegre, capital del estado Rio Grande do Sul, en un comunicado.

"Cualquier medida relativa al cumplimiento de la pena seguirá el camino normal de la ejecución penal, sin que haya razones para precipitarla", agrega la nota, citada por la agencia de noticias DPA.

El miércoles próximo, un tribunal de segunda instancia de Porto Alegre fallará sobre la apelación interpuesta por Lula a la condena de nueve años y medio de cárcel que le impuso un juzgado de primera instancia de la vecina Curitiba.

Se trata de la primera sentencia a Lula, quien afronta varios procesos por corrupción en el contexto de la operación Lava Jato, que investiga el multimillonario desvío ilegal de fondos de la petrolera estatal Petrobras.

De confirmarse la condena y aun cuando no vaya enseguida a la cárcel, el ex mandatario, de 72 años, será probablemente inhabilitado para ocupar cargos públicos.

Pese a los procesos que afronta, Lula encabeza la intención de voto, con más de 30 por ciento de las preferencias, para las elecciones presidenciales de octubre próximo, según numerosas encuestas.