La reforma fiscal promulgada por el presidente Donald Trump podría afectar negativamente a millones de familias hispanas en los próximos 10 años.

Organizaciones de defensa de los latinos en Estados Unidos estimaron que la reforma fiscal tendrá un impacto económico perjudicial para unos 11.7 millones de hogares latinos con ingresos inferiores a los 75 mil dólares al año, cuando se considere el balance total de su efecto económico para 2027.

"Esto significa que siete de cada 10 familias latinas estarán pagando impuestos más altos (en 10 años)", indicó Samantha Vargas, de UnidosUS, antes Consejo Nacional de la Raza.

Las familias latinas en Estados Unidos reportaron ingresos anuales medios de 47,675 el año pasado, comparado con 59 mil dólares para la población en general.

Aunque algunas de sus disposiciones favorecen a las personas de bajos ingresos o de la clase media a partir de 2018, algunos de sus beneficios son temporales para las personas físicas pero permanentes para las empresas.

El plan elimina en 2019 el llamado "mandato individual" dentro de la Ley de Salud Asequible (Obamacare), lo cual podría dejar sin cobertura médica a 13 millones de estadounidenses adicionales, incluidos latinos, e incrementar las primas de cobertura en alrededor de 10 por ciento, según la Oficina Presupuestal del Congreso (CBO).

Entre estos figuran cinco millones de beneficiarios de Medicaid, incluidos latinos, cinco millones de personas que no comprarían seguro en el mercado individual y más de dos millones que rechazarían las prestaciones médicas que ofrecen sus empresas y por las cuales deben pagar un porcentaje variable en la mayoría de los casos.

De acuerdo con estimaciones independientes, el plan fiscal de los republicanos recorta en 1 billón (millón de millones de dólares) el gasto de Medicaid, un programa de atención a mujeres y a los más necesitados.

Medicaid ofrece cobertura a 7.4 millones de latinos adultos y alrededor de 12 millones de niños.

La reforma fiscal puede también afectar a las empresas propiedad de latinos, que típicamente son negocios familiares que tienen ingresos bajos o medios.

De acuerdo con el análisis de UnidosUS, tres de cada cuatro negocios latinos o alrededor de tres millones, sufrirá también incrementos en el pago de impuesto de por lo menos 10 mil dólares anuales para el año 2027 debido a la expiración de exenciones fiscales.

La reforma fiscal incrementó sin embargo algunos beneficios fiscales que han ayudado a millones de familias latinas y otras de bajos ingresos a salir de la pobreza.

Un análisis del Centro de Política Fiscal (TPC) estima sin embargo que un 53 por ciento de los estadounidenses terminarán pagando más impuestos para el año 2017, cuando se factorice el impacto generalizado de la reforma fiscal.

Bajo tales proyecciones, el 82.8% de los beneficios de la reforma beneficiarán a 1 por ciento de la población estadounidense con más altos ingresos.

Un estudio del Centro para el Progreso Americano (CAP) estima que el presidente Donald Trump se beneficiará de las nuevas reglas fiscales para los negocios por unos 11 millones a 15 millones de dólares al año.