La representante especial de Naciones Unidas en Libia, Stephanie Williams, instó a las partes libias a actuar con contención en la situación de enfrentamientos sucedidos este martes en Trípoli tras la llegada a la ciudad del primer ministro, Fathi Bashagha.

Basgagha, elegido a este puesto por la Cámara de Representantes (Parlamento), arribó a Trípoli acompañado de varios ministros​​​. Según medios, poco después de su llegada, en la parte céntrica de la capital estallaron choques entre grupos armados.

"A la luz de los acontecimientos en Trípoli, quiero recalcar la insistente necesidad de mantener la calma y proteger a los civiles e insto a proceder con cautela y contención", escribió Williams en Twitter.

La Cámara de Representantes que sesiona en el este de Libia votó en febrero en apoyo a la candidatura del exministro del Interior, Fathi Bashagha, para ocupar el puesto de presidente del Gobierno. Los ministros del Gabinete formado por Bashagha presentaron el juramento en marzo ante el Parlamento que sesiona en la ciudad de Tobruk.

El jefe del Gobierno de Unidad Nacional, Abdul Hamid Mohammed Dbeibah, declaró anteriormente que traspasaría los poderes solo después de las elecciones presidenciales, lo que amenaza al país con una nueva dualidad de poderes.

Las elecciones presidenciales, que se habían fijado en Libia para el 24 de diciembre de 2021, no se celebraron.

La Comisión Electoral Suprema del país propuso al Parlamento posponerlas, señalando que técnicamente estaba preparada para organizar las elecciones en la fecha planeada, sin embargo, por causas de fuerza mayor, no pudo anunciar a tiempo la lista definitiva de candidatos admitidos a la votación.

El plan de celebrar los comicios presidenciales y parlamentarios era el resultado principal del Foro del Diálogo Político Libio, que se desarrolló en Ginebra en febrero de 2021 bajo los auspicios de la ONU. Allí mismo quedó elegido el poder ejecutivo de transición, llamado a efectuar la preparación de las elecciones generales del 24 de diciembre.

Libia quedó dividida tras el derrocamiento del Gobierno de Muamar Gadafi en 2011 y durante una década vivió violentos enfrentamientos entre las facciones rivales que crearon estructuras del poder paralelas en el oeste y el este de Libia.

Hasta hace poco en Libia funcionaban paralelamente el Gobierno de Acuerdo Nacional, con sede en Trípoli, y el Gobierno interino, junto con el Parlamento en Tobruk legítimamente elegido, que contaba con el apoyo del Ejército Nacional Libio.

Fuente: Sputnik