El presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, se fijó como objetivo que la segunda economía de América Latina crezca a un ritmo medio del 4% anual durante sus seis años de mandato.

Esta cifra supondría prácticamente duplicar el crecimiento de los cinco últimos años, que ha superado por poco el 2 por ciento. El próximo secretario (ministro) de Hacienda, Carlos Urzúa, ve factible incluso que la economía mexicana alcance una velocidad de crucero del 5% anual en la segunda mitad del mandato.

Al mismo tiempo, se comprometió a que no habrá tarifazos en el precio de los combustibles, cuyos aumentos irán de la mano con la tasa de inflación, aseguró el dirigente.

Tras un encuentro con el jefe de la Confederación de las Cámaras Industriales (Concamin), Francisco Cervantes, López Obrador señaló: "No hemos crecido adecuadamente en los últimos 35 años y esto ha impedido que se puedan crear empleos en el país. A eso se debe mucho el fenómeno migratorio y los problemas de pobreza, inseguridad y violencia".

"Es fundamental lograr el crecimiento y se necesita el esfuerzo de todos", agregó López Obrador en referencia implícita al sector privado. Las reuniones con empresarios, tras una campaña de acusaciones cruzadas, han sido una constante desde su victoria electoral, el domingo pasado. El talante es otro por las dos partes: ambas son conscientes de que se necesitan y la voluntad, al menos de puertas afuera, es de cooperar y remar juntos.

En los últimos ejercicios la economía mexicana se ha visto impulsada por el buen momento económico de Estados Unidos, a donde se dirigen el 80% de sus exportaciones. Sin embargo, tres factores han frenado su desempeño: la baja del precio del petróleo en los mercados internacionales -el Brent pasó de 100 a 50 dólares entre finales de 2014 y principios de 2016-; la crisis de producción de crudo por las crecientes señales de agotamiento de Cantarell, su mayor yacimiento; y, en los últimos tiempos, la incertidumbre sobre el futuro del Tratado Comercial de América del Norte (TLC), que une a EE UU, México y Canadá desde 1994 y que pende de un hilo desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca en enero del año pasado.

En el plano fiscal, el presidente electo se comprometió a no subir los impuestos -e, incluso, a rebajarlos en la frontera norte, como medida para ganar competitividad- y a financiar el mayor gasto social con una reducción del gasto corriente.

Ver más productos

Diego Armando Maradona y el último mundial

Diego Armando Maradona y el último mundial

Cuentos de buenas noches

Cuentos de buenas noches

Astrología: claves para conocer tu futuro

Astrología: claves para conocer tu futuro

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

Lo que querés saber sobreNéstor Kirchner

ATR: el boom del placer

ATR: el boom del placer

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Atención emprendedores: cómo vender más a pesar de la crisis

Para aprender con los chicos

Para aprender con los chicos

¡Más crianza menos terapia!

¡Más crianza menos terapia!

Descubrí tu destino con Mia Astral

Descubrí tu destino con Mia Astral

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Un Atlas para fanáticos del fútbol

Ver más productos