El presidente de Francia, Emmanuel Macron, llega hoy a Washington para reunirse con su colega de Estados Unidos, Donald Trump, en una primera visita oficial que tendrá puntos álgidos como el cambio climático, el acuerdo nuclear con Irán y la imposición de aranceles.

En el poder desde el año pasado, ambos líderes mantienen una cálida relación a pesar de sus diferencias políticas.

Hubo algunos chispazos entre ellos que no dañan una histórica alianza occidental.

Ayer el francés envío un mensaje previo a su desembarco durante una entrevista con la cadena Fox: “No se puede hacer una guerra comercial con tus aliados. Es demasiado complicado. Si haces la guerra contra todos, haces la guerra comercial contra China y contra la Unión Europea, la guerra en Siria, la guerra contra Irán, vamos, no funciona. Necesitas aliados”.

El comentario se refirió a los anuncios recientes de Trump de imponer nuevos aranceles del 25% a la importación de acero y del 10% al aluminio.

Si bien Estados Unidos eximió hasta mayo a la Unión Europea (UE) de esa medida, Francia y el resto de los países del bloque están coordinando esfuerzos para conseguir que sea permanente.

Por otro lado y en un tono más candente, se espera que Macron y la alemana Angela Merkel, que visitará EE.UU. el viernes, intenten convencer a Trump de no dejar caer el acuerdo nuclear de 2015 con Irán, antes que el republicano se pronuncie sobre la cuestión en mayo próximo.