MEDELLÍN, COLOMBIA - ENVIADA ESPECIAL. En Medellín los autos circulan y los bocinazos molestan. Hay obras en proceso en cuadras llenas de comercios que abren sus puertas de par en par. Jóvenes rapean en un parque mientras la gente se amontona en los vagones del tranvía. Una semana atrás, en Bogotá, un coche bomba explotó en una academia de policías y dejó 20 jóvenes muertos. Acá no hay efecto: la violencia es un condimento de todos los días.

La ciudad entre montañas es desde hace décadas el epicentro del conflicto persistente entre grupos armados, el narcotráfico y el Estado. Su imaginario social está construido a través de la historia de Pablo Escobar, el narcoterrorista más famoso de todos cuya muerte no significó el cese de la violencia. Un personaje que Netflix hizo ver carismático pero que para los medellisenses es su mayor flagelo. Ahora, quieren volver a contar los hechos, desde su visión.

Preguntar en Medellín sobre "El Patrón" causa indignación y rechazo. "Todos teníamos una historia relacionada a ello", dice Pilar Velilla, guía de la Alcaldía de esta metrópolis que acompañó a BAE Negocios en sus primeros pasos por el recorrido de lo que supo ser la ciudad más violenta del mundo en 1991 por sus 6809 homicidios registrados. Lo dice frente al "Pájaro herido", la escultura de Fernando Botero que en 1995 fue atacada por una bomba que mató a 23 personas que estaban en la plaza de San Antonio. El agujero es tal que se puede ver lo que hay detrás.

Está ahí, sin embargo, en el mismo lugar donde fue atacada "para que sea un símbolo que hable por las víctimas, no por los victimarios", asegura la guía y agrega: "Nada ha sido fácil, pero tenemos resiliencia y vamos a luchar". Pilar vivió las décadas más crudas allí y habría participado de la marcha del repudio que se realizó en Bogotá, convocada por el presidente Ivan Duque, unos días después del reciente atentado. Pero la sociedad colombiana es un referéndum constante. Por un lado, la postura del contraataque a las guerrillas, por el otro la búsqueda de alternativas fuera de la violencia.

"Aquí pueden matar a alguien de un disparo en una esquina y las personas pueden pasar por al lado sin problemas", dice Víctor, un medellinense de alrededor de 25 años al entrar al Museo Casa de la Memoria. Las cifras allí están claras en las exposiciones: 70 mil desaparecidos, épocas de hasta 6 mil homicidios, atentados casi a diario. Hay una sala que es oscura con luces que parecen estrellas y monitores en las paredes que cambian las fotos. Hay un silencio incómodo y se escuchan voces de niños y risas: "Son fotos de las víctimas en su momento de más vitalidad, como los queremos recordar", dice la guía. El escalofrío es parecido al que se siente dentro de la ex ESMA.

Hay un símbolo de la historia de Pablo Escobar que sí les interesa mostrar. El edificio Mónaco es emblemático por el cochebomba que el cartel de Cali envió para asesinar a su adversario. El mismo modus operandi del reciente atentado del ELN. La torre está intervenida con sus héroes, los que le hicieron frente al narcoterrorismo en el siglo pasado y pronto será implotada para construir en su lugar un memorial a las víctimas.

En Medellín una bomba no asusta, no hay más seguridad, no hay paranoia. Si hay reacción política y debate entre orden y progreso. La vida sigue en medio de dolor y muerte, pero es una ciudad que siente: hay un ejercicio de memoria.

Ver más productos

Opciones para los chicos en vacaciones

Opciones para los chicos en vacaciones

Astrología para este 2021

Astrología para este 2021

A 50 años del secuestro de Aramburu

A 50 años del secuestro de Aramburu

Tendencias que te cambian la vida

Tendencias que te cambian la vida

La victoria de River Plate

La victoria de River Plate

Una historia secreta sobre Boca Juniors

Una historia secreta sobre Boca Juniors

La herencia del amor a un club

La herencia del amor a un club

Los libros más buscados en 2020

Los libros más buscados en 2020

Las tendencias que profundizó el COVID

Las tendencias que profundizó el COVID

Claves de Alberto Fernández

Claves de Alberto Fernández

Ver más productos