La canciller alemana, Angela Merkel, invitó oficialmente a los socialdemócratas a abrir un diálogo con miras a formar un "gobierno estable" de gran coalición y poner fin a la crisis política en esa potencia europea, luego del primer fracaso de formar gobierno con los Verdes y los liberales.

La reunión más esperada es con el líder socialdemócrata (SPD), Martin Schulz, el jueves

"Tal y como hicimos con el partido liberal (FDP) y con Los Verdes, queremos llevar adelante un diálogo serio, comprometido y honesto", señaló la dirigente ayer en Berlín, en la sede de su partido, la Unión Cristianodemócrata (CDU).

"Para nosotros es importante lograr la estabilidad en el país y también que nosotros seamos el ancla de esa estabilidad. Los ciudadanos esperan que se solucionen sus problemas y nosotros creemos que eso se puede conseguir mediante la formación de un gobierno estable", agregó

En su hora política más apremiante, la canciller busca evitar nuevas elecciones y un gobierno de minoría y se comienza una semana de reuniones.

La más esperada es con el líder socialdemócrata (SPD), Martin Schulz, el próximo jueves, un encuentro que fue organizado y será arbitrado por el presidente federal alemán, el también socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier, el hombre que tiene la llave política para destrabar el conflicto.

Schulz, que en un principio se negó a reeditar la alianza de gobierno con Merkel como socio menor, abrió la semana pasada la puerta a un posible diálogo presionado por su propio partido y por voces que apelaban a la responsabilidad hacia el electorado.

El socialdemócrata, finalmente, dio el paso tras el incierto panorama político que dejó la ruptura de negociaciones entre el bloque conservador de Merkel, los liberales y los verdes.

Para Merkel, según declaró a la prensa, armar un gobierno estable no sólo es necesario "para resolver los problemas de los ciudadanos alemanes, sino también para afrontar los desafíos de la Unión Europea, que tiene grandes expectativas".

Sobre las diferencias entre su partido y los socialdemócratas sobre el futuro de la eurozona, Merkel recordó que siempre han sido capaces de encontrar soluciones, pese a partir de puntos de vista diferentes.

"Ante los conflictos en Oriente Medio, la situación con Rusia y la situación en Estados Unidos, creo que es bueno que Alemania sea operativa", insistió la canciller.