Un grupo de 400 millonarios de Estados Unidos se mostró contrario a la reforma fiscal presentada por el gobierno del presidente Donald Trump, por considerar que aumentará la desigualdad en el país y que afectará a servicios básicos, por lo que pidió a la administración republicana que le suba los impuestos.

“Les pedimos que se opongan a cualquier legislación que exacerbe aún más la desigualdad”, señalaron los integrantes de la asociación Riqueza Responsable en una carta dirigida a los miembros del Congreso que fue divulgada en la página web de la organización.

La asociación, a la que pertenecen cientos de personas de las clases más altas de la sociedad estadounidenses, como médicos, abogados y ejecutivos de grandes empresas, considera que el proyecto de ley conllevaría “profundos recortes” en diversos “servicios fundamentales”, tales como la educación o la salud, informó la agencia de noticias EFE.

“Creemos que la clave para crear más y mejores empleos, así como una economía más fuerte, no pasa por dar un respiro impositivo a quienes tienen mucho, sino por invertir en los estadounidenses”, sentencia la carta.

Por ello, los millonarios que firman la carta, entre los que se encuentran el inversor George Soros o la productora cinematográfica Abigail Disney, piden al gobierno que les suba los impuestos para así “reforzar a la clase media y asegurar el éxito de la economía estadounidense”.