El Producto Interno Bruto (PIB) de Rusia disminuirá un 7,8 y un 0,7 por ciento en 2022 y 2023, respectivamente, informó un portavoz del Ministerio de Desarrollo Económico.

"En cuanto al PIB, en 2022 esperamos una caída de 7,8 por ciento", declaró ante la prensa, al agregar que en 2023 el descenso será de 0,7 por ciento​​​.

En términos generales, continuó, la economía rusa demostró su resiliencia, en particular gracias a las medidas de apoyo.

"Pero, desde luego, las principales dificultades en la economía siguen persistiendo, son rupturas de cadenas logísticas, la necesidad de reconfigurar la producción, así como una disminución de importaciones significativa, sobre todo, de maquinaria y equipos", subrayó.

Según el vocero, la principal razón del descenso económico de este año es la disminución del consumo.

En 2024 y 2025 se espera un crecimiento de 3,2 y 2,6 por ciento, pero para el año 2025 la economía rusa todavía no se recuperará a niveles de 2021.

El portavoz del ministerio también indicó que, incluso a corto plazo, el nivel de incertidumbre, provocada por la presión de sanciones y problemas logísticas, sigue siendo extremadamente alto.

Fuente: Sputnik