El juez brasileño Sérgio Moro, que conduce la Operación Lava Jato, afirmó que sería "desastroso" que la corte suprema impida la detención de un condenado en segunda instancia sin pasar por todos los niveles del Poder Judicial, tal como lo solicitó el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva.

"Una eventual alteración sería desastrosa para los avances contra la impunidad de la gran corrupción de Brasil", dijo Moro en un fallo, haciendo referencia al debate jurídico que abre el caso del ex presidente Lula, condenado por corrupción.

El popular Moro puso presión hacia los miembros del Supremo Tribunal Federal que buscan reunirse para votar sobre lo que ellos mismos resolvieron en 2016, autorizando detenciones luego de un fallo de cámara, sin esperar por una tercera instancia, como marca la Constitución.

Precisamente el juez supremo Celso de Mello, según la prensa local, pretende poner en debate esta jurisprudencia en las próximas horas en el Supremo Tribunal Federal. "Un cambio en el entendimiento del Supremo Tribunal Federal pondría en libertad a varios delincuentes poderosos condenados", escribió Moro en una sentencia condenatoria del ex vicepresidente de la constructora Engevix, Gerson Almada.

Lula espera una orden de prisión del Tribunal Regional Federal 4 de Porto Alegre, que ratificó la condena de Moro y decidió que el ex presidente debe cumplir tras las rejas la pena de 12 años y un mes de prisión.