El presidente de Irán, Hassan Rouhani, dijo que no entablará una guerra contra país alguno, adoptando un tono moderado después de que Estados Unidos anunciase el despliegue de más tropas en Oriente Próximo.

Los temores a un enfrentamiento entre las dos naciones han aumentado desde los ataques del pasado jueves a dos buques petroleros cerca del estratégico estrecho de Ormuz, en incidentes por los que Washington ha responsabilizado a Teherán. Irán negó estar involucrado en los ataques y dijo el lunes que pronto superaría los límites de la capacidad permitida para enriquecer uranio bajo los términos del acuerdo nuclear firmado en 2015.

Al exceder la capacidad de enriquecimiento de uranio, la república islámica generaría una crisis diplomática y forzaría a otros firmantes del acuerdo, que incluyen a China, Rusia y a potencias europeas, a confrontarla.

La hostilidad creciente hizo que China llamara a la cautela. Su jefe diplomático advirtió que el mundo no debería abrir "la caja de Pandora" de Oriente Próximo, mientras que denunció la presión estadounidense sobre Irán y afirmó que los límites del acuerdo nuclear deberían respetarse.

Ver más productos

San Félix de Valois, en el recuerdo de la iglesia católica.

La iglesia recuerda hoy a San Félix de Valois

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos