El rey Felipe VI de España decidió no proponer al socialista Pedro Sánchez para ser investido como presidente del gobierno, tras constatar que el líder el PSOE carecía del apoyo suficiente en el Parlamento, con lo que España se encamina a nuevas elecciones el próximo 10 de noviembre.

La Casa del Rey informó en un comunicado que tras una nueva ronda de consultas políticas el monarca constató "que no existe un candidato que cuente con los apoyos necesarios" para que el Congreso de los Diputados "le otorgue su confianza".

Asimismo, se indicó que Felipe VI comunicó su decisión a la presidenta del Congreso, Mertixell Batet, "a los efectos de lo previsto en el artículo 99 de la Constitución" española.

El citado artículo estable que si en el plazo de dos meses desde la primera votación de investidura ningún candidato obtiene el respaldo del Parlamento, el rey disolverá las cámaras y convocará nuevas elecciones.

Sánchez en teoría tenía plazo para llegar a un acuerdo de gobierno hasta el 24 de septiembre, aunque las consultas políticas del rey eran en la práctica el horizonte para enviar la señal de la posibilidad de un desbloqueo, que no llegó a pesar de los intentos de última hora realizados por los líderes de los principales partidos.

España, por lo tanto, se prepara para una nueva cita con las urnas el 10 de noviembre, las cuartas en cuatro años.

Sánchez por su parte acusó a Unidas Podemos de "haber impedido un gobierno progresista" y se mostró confiado en volver a ganar en noviembre.

Ver más productos

Ambrosio fue quien introdujo en Occidente el canto alternado de los salmos.

La Iglesia recuerda hoy a San Ambrosio de Milán

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

La devoción del Papa por la Virgen.

La devoción del Papa por la Virgen

Ver más productos