La reforma de las jubilaciones impulsada por el gobierno de Jair Bolsonaro, que ya tuvo cambios en la comisión parlamentaria en la que fue presentada la semana pasada, podría tener otra modificación fundamental, ya que no se pasaría a un sistema "a la chilena" como pretende el ministro de Economía, Paulo Guedes.

Las modificaciones apuntaron a algunas de las propuestas más polémicas de Guedes, como las que afectaban a las pensiones recibidas por ancianos indigentes o por trabajadores rurales.

El proyecto deberá ser aprobado en comisión por mayoría simple pero luego requerirá el respaldo de tres quintos de los diputados y de los senadores, por tratarse de una reforma constitucional. Su relator, el diputado Samuel Moreira, tampoco incluyó en el texto los regímenes de jubilaciones de estados y municipios, pese a que gran parte de estos se hallan en complicadas situaciones financieras.

Según la prensa, entre los legisladores prevaleció el temor de que los electores les pasasen factura por votar la iniciativa. El ahorro al que Guedes apuntaba -de 1,2 billones de reales (más de 300.000 millones de dólares)- en 10 años se vería así reducido a 913.400 millones, un nivel aún aceptable por los mercados.

Guedes podría en cambio sentirse contrariado por la exclusión de una pieza esencial de su proyecto: la transición de un régimen de reparto a otro de capitalización individual similar al que rige en Chile, donde los beneficios se obtienen según las aportes individuales de los trabajadores a lo largo de su carrera. Moreira consideró en su informe que ese "no es el modelo más adecuado para un país donde los trabajadores tienen bajos ingresos".

Lo que sí cambiará Brasil es que pondrá una edad mínima para el retiro laboral. El régimen actual permite jubilarse a las mujeres que cotizaron durante 30 años y a los hombres que lo hicieron durante 35, sin una edad mínima, aunque el monto del beneficio mejora para quienes prolongan su vida laboral.

En la "Nueva Previsión" social se impondrá una edad mínima para gozar de una jubilación integral: 65 años para los hombres y 62 para las mujeres que hayan cotizado durante 35 y 30 años respectivamente. Algunas categorías tendrán ciertas ventajas: los profesores podrán jubilarse 5 años antes (si cotizaron 25 años), y los policías y agentes penitenciarios podrán retirarse a los 55 (si cotizaron 30).

Ver más productos

San Gregorio Taumaturgo.

La Iglesia recuerda a San Gregorio Taumaturgo

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos