El sindicato estadounidense de trabajadores automotrices, la United Auto Workers (UAW), llamó a los 49.000 trabajadores de General Motors que representa en Estados Unidos a secundar una huelga en todo el país tras romperse las negociaciones por el nuevo convenio colectivo.

El de ayer fue el primer paro de ámbito nacional del gigante automovilístico desde 2007. Aquel, en los primeros compases de la crisis financiera, también fue el primero en décadas.

La vigencia del convenio actual, firmado en 2015, había terminado el sábado por la noche. La compañía lamentó que el sindicato no aceptase una oferta en la que se comprometían a mejorar salarios e incentivos, crear 5.400 empleos e invertir unos 7.000 millones de dólares en ocho plantas. En un comunicado, el vicepresidente de UAW, Terry Ditter, criticó que los trabajadores estuvieron "al lado de General Motors cuando más los necesitaron" y que ahora batallarían por sueldos "justos", mejoras en la prestación de salud, una parte de beneficios, seguridad en el empleo y una senda de permanencia a los empleados temporales.

Ver más productos

Ambrosio fue quien introdujo en Occidente el canto alternado de los salmos.

La Iglesia recuerda hoy a San Ambrosio de Milán

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

La devoción del Papa por la Virgen.

La devoción del Papa por la Virgen

Ver más productos