La corte suprema de Brasil pidió un dictamen a la fiscal general, Raquel Dodge ante de decidir sobre un nuevo pedido de liberación del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, condenado en dos instancias por corrupción a una pena de 12 años y un mes de prisión.

La decisión fue tomada por Edson Fachin, juez a cargo de la Operación Lava Jato y el caso de Lula en el Supremo Tribunal Federal (STF), la máxima corte de Brasil, se informó oficialmente.

La semana pasada la defensa del líder del Partido de los Trabajadores (PT) pidió al STF y a la máxima corte penal, el Superior Tribunal de Justicia (STJ) liberar a Lula mientras se tramitan estos reclamos de tercera instancia.

En Brasil, desde 2016, rige, contra lo que sustenta la Constitución de 1988, una jurisprudencia de la corte suprema que permite la detención de un condenado en dos instancias y no en tres, una medida ejecutada por pedido del equipo de Lava Jato, que investiga desde 2014 la corrupción y la financiación ilegal de partidos políticos.

"Frente a la relevancia del tema, es importante escuchar a la procuradora general de la República previamente", dice el fallo de Fachin, divulgado por el STF.

La corte suprema rechazó un habeas corpus a favor de la liberación de Lula por 6 votos contra 5.

De acuerdo con varios ministros de la corte, existe una mayoría a favor de abandonar la jurisprudencia de 2016, lo cual beneficiaría a Lula y a otros detenidos con fallos de segunda instancia.