Personal humanitario de la ONU y sus socios planeaban visitar desde hoy una zona de Sudán en donde más de cien personas murieron en los recientes enfrentamientos entre comunidades, indicó un vocero de la ONU.

Pero Stephane Dujarric, portavoz en jefe del secretario general de la ONU António Guterres, dijo que la situación de seguridad en Darfur Occidental es el factor decisivo.

La violencia ha desarraigado a más de 50.000 personas de sus hogares.

El personal humanitario esperaba registrar para recibir asistencia a los afectados por las letales incursiones que han dejado muchos hogares destruidos y ganado robado, dijo Dujarric.

"La violencia en Darfur Occidental y otros estados impide a los agricultores cultivar sus terrenos, lo cual, con el comienzo de las lluvias, podría conducir a una mayor inseguridad alimentaria" , dijo el vocero.

Los enfrentamientos se intensificaron en torno a una disputa de tierras entre tribus árabes y africanas en la localidad de Kulbus, en Darfur Occidental, indicó la agencia de refugiados de la ONU. Milicias árabes locales atacaron múltiples aldeas de la zona, lo que obligó a miles a huir.

La región de Darfur ha sido escenario de actos de violencia letales desde 2003.

Los esfuerzos realizados durante años para acabar con los conflictos tribales han fracasado debido al acceso de las tribus a armas y a la falta de gobernanza efectiva en muchas partes de la región.

Fuente Xinhua