El número de personas forzadas a huir de sus hogares ascendió a 89,3 millones a finales de 2021, una cifra récord desde que se iniciaron los registros, con un aumento de 8 por ciento interanual, informó hoy jueves la agencia de refugiados de las Naciones Unidas (ACNUR).

ACNUR señaló en su informe anual Tendencias Globales que estos 89,3 millones, más del doble que hace 10 años, incluyen a 27,1 millones de refugiados, de los cuales 83 por ciento son acogidos por países de ingresos bajos y medios y más de dos tercios (69 por ciento) proceden de sólo cinco países: Siria (6,8 millones), Venezuela (4,6 millones), Afganistán (2,7 millones), Sudán del Sur (2,4 millones) y Myanmar (1,2 millones).

"Cada año de la última década, las cifras han aumentado", dijo el alto comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi.

ACNUR destacó en su informe que el año pasado fue notable por el número de conflictos que se intensificaron y los nuevos que estallaron: 23 países, con una población combinada de 850 millones de personas, enfrentaron conflictos de intensidad media o alta.

Mientras tanto, indicó, la escasez de alimentos, la inflación y la crisis climática se suman a las dificultades de la población, estirando la respuesta humanitaria en un momento en que las perspectivas de financiamiento en muchas situaciones parecen sombrías.

El informe también señaló que para mayo de 2022, más de 100 millones de personas se vieron obligadas a desplazarse en todo el mundo por persecuciones, conflictos, violencia, violaciones a los derechos humanos o acontecimientos que perturban gravemente el orden público.

"O la comunidad internacional se une para tomar medidas para enfrentar esta tragedia humana, resolver los conflictos y encontrar soluciones duraderas, o esta terrible tendencia continuará", advirtió Grandi.

Fuente Xinhua