Los actos de violencia ocurridos desde marzo han desplazado a al menos 158.000 personas en la provincia de Kivu del Norte, en República Democrática del Congo (RDC), indicó la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCAH).

La mayoría de los desplazados son mujeres y niños procedentes de los territorios de Rutshuru y Nyiragongo en Kivu del Norte, cerca de la frontera con Uganda y Ruanda, señaló la OCAH.

La oficina dijo que las autoridades locales reportaron que al menos 13 civiles, incluyendo a cuatro niños, murieron durante los enfrentamientos de inicios de esta semana en Rutshuru. Varias aldeas del territorio están desiertas. Los desplazados son albergados en iglesias, escuelas y otras zonas improvisadas, con varios de miles más albergados por familias anfitrionas.

A pesar de las limitaciones de acceso y financiamiento, las intervenciones humanitarias de las agencias de la ONU y organizaciones no gubernamentales socias continuarán en los territorios de Rutshuru y Nyiragongo. Se han distribuido alimentos y los servicios de salud, agua y saneamiento son accesibles desde marzo. El personal humanitario está trabajando para aumentar la distribución de ayuda.

"Esta crisis está complicando una situación humanitaria ya frágil en Kivu del Norte y otras provincias orientales como Ituri y Kivu del Sur" , dijo la OCAH. "Hasta ahora, la campaña de recaudación de fondos para República Democrática del Congo sólo cuenta con 20 por ciento de financiamiento" .

El resurgimiento en marzo del grupo armado M23, también conocido como Ejército Revolucionario Congoleño, representa una importante amenaza para la seguridad en Kivu del Norte.

Fuente Xinhua