El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu afirmó en Francia que "la paz progresará si los palestinos reconocen a Jerusalén como la capital de Israel", en vísperas de su reunión con los cancilleres de la Unión Europea, y claramente envalentonado después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, anunciara que mudará la embajada de su país a la Ciudad Santa.

Netanyahu hizo hincapié en que Jerusalén es la capital de Israel desde hace siete décadas y que la paz "debe basarse en una realidad", y remarcó que si "el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmoud Abbas, quiere la paz, "venga y se siente a negociar".

"Es nuestra capital y nunca ha sido la capital de otro pueblo", subrayó y agregó que cuando los palestinos lo acepten se podrá avanzar "en el camino de la paz".

Emmanuel Macron le pidió a Netanyahu que “le dé una chance a la paz”

En una conferencia conjunta luego de una reunión con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, el israelí apuntó contra el mandatario turco, Recep Tayyip Erdogan, que calificó a Israel de "Estado terrorista que asesina niños".

"No estoy habituado a recibir lecciones de moral de un líder que bombardea y mata a gente inocente", replicó Netanyahu.

De esta forma, Netanyahu llevó a tierras europeas el conflicto en Medio Oriente que se desató esta semana luego de que el presidente estadounidense Donald Trump reconociera unilateralmente a Jerusalén como capital de Israel, medida rechazada por la comunidad internacional.

Si bien la reunión de hoy en Bruselas con los cancilleres de la región estaba acordada antes del anuncio de Trump, se prevé que este tema sea el punto excluyente a tratar por Netanyahu con los ministros europeos.

Con intención de apaciguar las aguas, Macron le pidió a Netanyahu que "le dé una chance a la paz" y que emplee "gestos valerosos hacia los palestinos para salir del estancamiento" de la crisis y posibilitar el proceso de paz, pero que -concretamente- congele la colonización.

Al tiempo que condenó "todas las formas de ataques en las últimas horas días contra Israel", informó el diario francés Le Figaro.

  • Pedido papal para evitar “espiral de violencia”

El Vaticano pidió a los líderes mundiales que se comprometan a evitar “una espiral de violencia” en Jerusalén, luego de los enfrentamientos por la decisión estadounidense de trasladar a esa ciudad su embajada a contramano de las recomendaciones de la comunidad internacional.

Además, ratificó su “convicción por la solución de dos Estados” para los territorios en disputa entre Israel y Palestina.

“La Santa Sede sigue con gran atención la evolución de la situación en Oriente Medio, con especial referencia a Jerusalén, una ciudad sagrada para los cristianos, para los judíos y los musulmanes de todo el mundo”, expresó en un comunicado del Vaticano. “Al expresar su pesar por los enfrentamientos que han causado víctimas en los últimos días, el Santo Padre renueva su llamado a la sabiduría y la prudencia de todos y eleva oraciones fervientes para que los líderes de las naciones, en este momento de particular gravedad, se comprometan a evitar una nueva espiral de violencia”, puntualizó.

El Vaticano reclamó que se responda “con palabras y acciones, al anhelo de paz, de justicia y seguridad de las poblaciones de esa tierra atormentada”.