El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, de visita oficial en Israel, calificó el pacto nuclear logrado en el año 2015 entre las potencias y Teherán como "un desastre" y advirtió que si éste no se arregla, su país "se retirará inmediatamente".

Pence destacó que el pacto "solo retrasa el momento en que Irán conseguirá el arma nuclear", por lo que "como dejó claro el presidente (Donald) Trump, este es el último intento, y salvo que se se logren avances los Estados Unidos se retirarán".

Por este motivo, el vicepresidente dijo que su país "no volverá a certificar" el mecanismo que suspende las sanciones a Irán por su programa nuclear y sobre lo que debe pronunciarse cada 120 días por imperativo legal, a no ser que sea modificado, informó la agencia de noticias EFE.

"Estados Unidos nunca permitirá que Irán consiga el arma nuclear", remarcó, ante lo que los asistentes a una actividad oficial de su visita encabezados por el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, estallaron en aplausos.

Israel es un fuerte opositor al pacto, que considera que Irán es una de las principales amenazas para Israel y el resto del mundo.

El pacto nuclear fue firmado el 15 de julio de 2015 en Austria entre Irán y seis grandes potencias, que integran el denominado Grupo 5 + 1 (Estados Unidos, Rusia, Alemania, Francia, Reino Unido y China) para poner fin a 15 años de tensiones por la intención de la República Islámica de potenciar el enriquecimiento de uranio con fines bélicos.

El vicepresidente aseveró que su país "seguirá trabajando, con las naciones de todo el mundo, con Israel, para hacer frente al mayor estado que dirige y patrocina el terrorismo: la República Islámica de Irán".