El Gobierno de Perú solicitó apoyo a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para que envíen expertos que puedan ayudar a remediar el derrame de petróleo ocurrido el sábado pasado en la costa de la capital Lima (centro).

"Hemos formalizado un requerimiento a los expertos de Naciones Unidas en desastres ambientales para que se constituyan a nuestro país y puedan asesorar al Gobierno respecto a cómo deberían ser las medidas de limpieza, mitigación del daño y recuperación del medio ambiente", dijo la primera ministra Mirtha Vásquez en declaraciones al diario local El Comercio​​​.

El pasado sábado, un accidente en la refinería La Pampilla, ubicada en el distrito limeño de Ventanilla, causó el vertido de cerca de 6.000 barriles de petróleo, ocasionando la contaminación de un área de casi 1,1 millones de metros cuadrados de mar.

La refinería La Pampilla es administrada por la transnacional española Repsol, a la cual el presidente Pedro Castillo ha señalado como responsable del desastre.

Repsol afirmó que el accidente se debió al inusual oleaje, que llegó como pequeño tsunami a las costas de América, provocado por la erupción de un volcán subterráneo en Tonga (Polinesia).

Asimismo, la primera ministra señaló que espera que los expertos de la ONU puedan ayudar a establecer la magnitud exacta del daño ambiental para así poder determinar el monto de las reparaciones e indemnizaciones que Repsol debería pagar al Estado.

Según el Ministerio del Ambiente, el crudo ya se ha extendido hacia el norte, una zona mayormente de acantilados, hasta la localidad de Chancay, a 78 kilómetros de la capital, afectando un total de 20 playas y dos ecosistemas protegidos: los Islotes Grupo de Pescadores y la Zona Reservada de Ancón, hábitat de especies como lobos marinos, el pingüino de Humboldt, la nutria marina y diversas aves.

Fuente: Sputnik