La primera ministra británica, Theresa May, y el líder de la oposición, Jeremy Corbyn, condenaron críticas del presidente estadounidense, Donald Trump, al sistema de salud pública del Reino Unido (NHS), que dijo que estaba colapsando.

Trump hizo sus comentarios por Twitter en el marco de una crítica a la oposición demócrata por proponer una salud pública universal con "grandes subas de impuestos".

En respuesta al mandatario, May contestó que se sentía "orgullosa" de tener un sistema sanitario público en el Reino Unido "gratuito", dijo un portavoz del gobierno británico.

El ministro de Salud británico, Jeremy Hunt, también dijo sentirse orgullo del NHS y rechazó que esté quebrado. "El NHS puede afrontar desafíos, pero estoy orgulloso de ser de un país que inventó la cobertura (médica) universal, donde todos reciben cuidados sanitarios sin importar el tamaño de su cuenta bancaria".

También el líder del opositor Partido Laborista británico, Jeremy Corbyn, criticó los dichos de Trump y consideró que está "equivocado" y que los británicos aman el NHS.

"Los demócratas están impulsando una Sanidad Universal mientras miles de personas están marchando en el Reino Unido porque su sistema está quebrado y no funciona", escribió Trump en su cuenta de Twitter.

"Puedo estar en desacuerdo con los reclamos que se hicieron en esa marcha, pero NI UNO SOLO de (sus participantes) quiere vivir bajo un sistema que deja sin cobertura a 28 millones de personas", escribió el funcionario conservador.