El presidente argentino, Alberto Fernández, expuso hoy martes en el 77º período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas en la ciudad de Nueva York, donde convocó a los Estados miembros a "trabajar acuerdos globales que aseguren la estabilidad democrática, la paz y la convivencia".

El mandatario agradeció la solidaridad que Argentina recibió del mundo entero por el reciente intento de magnicidio perpetrado contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, que "no solo afectó la tranquilidad pública, sino también buscó alterar una virtuosa construcción colectiva que el año entrante cumplirá cuatro décadas".

"En 1983 recuperamos la democracia e iniciamos un largo ciclo histórico en el cual alternaron en el gobierno distintas fuerzas políticas", dijo Fernández, de acuerdo con un comunicado de la Presidencia de Argentina.

El jefe de Estado expresó que los argentinos "valoramos la democracia como un modelo de desarrollo social que exige respetar al otro en la diversidad".

Y añadió que "estoy seguro de que la violencia fascista que se disfraza de republicanismo no conseguirá cambiar ese amplio consenso al que adhiere la inmensa mayoría de nuestra sociedad".

En ese marco afirmó, además, que "las naciones endeudadas padecen mucho más los efectos del sistema establecido. Argentina está entre ellas", dijo, y agradeció "a los Estados que nos apoyaron y nos apoyan en el complejo proceso de renegociación de nuestra deuda externa".

En otro tramo del discurso, el mandatario argentino se refirió a la seguridad alimentaria y aseguró que "debemos garantizarla a todos los habitantes del planeta. No podemos transitar este tiempo con hambrunas".

Fernández vinculó esa situación con la responsabilidad que tienen los Estados y la sociedad en la preservación del medioambiente.

"Así como estamos obligados a buscar un desarrollo que llegue a todos, la situación ambiental de nuestro planeta nos exige con urgencia una acción firme y decidida en favor de las generaciones futuras", dijo.

A continuación, Fernández abordó el reclamo de soberanía de Argentina sobre las Islas Malvinas, un archipiélago del Atlántico Sur, y solicitó "que el Reino Unido se avenga a acatar el llamado de la comunidad internacional y ponga fin a esta anacrónica situación colonial".

El mandatario afirmó qie "vivimos en un mundo donde las injusticias y desigualdades se incrementan, crecen los riesgos para las democracias, se resquebraja la paz y se potencia la incertidumbre".

"La humanidad está en riesgo. Con humildad, la Argentina extiende un llamamiento a todos los países del mundo para construir un nuevo paradigma global que asegure la prosperidad con justicia social", señaló Fernández.

El presidente argentino intervino ante la ONU por primera vez de manera presencial, ya que durante 2020 y 2021 lo hizo de manera virtual por la pandemia de la COVID-19.

Fuente Xinhua