El gobierno del presidente Donald Trump denunció que hubo “participación” del gobierno venezolano en la muerte de un dirigente de la oposición al gobierno de Nicolás Maduro y que, según las autoridades,se lanzó desde el décimo piso de un edificio de la policía. Fernando Albán, un concejal del área de Caracas, fue arrestado el viernes en el aeropuerto internacional de Caracas al llegar de un viaje a Nueva York para atraer la opinión pública mundial contra el gobierno socialista del presidente Nicolás Maduro. El fiscal general de Venezuela dijo que Albán se suicidó el lunes, mientras estaba bajo custodia policial.

El fiscal general Tarek William Saab dijo a la televisora estatal que la muerte de Albán se produjo cuando estaba en una sala de espera del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) antes de ser trasladado a los tribunales. Dijo que solicitó ir al baño, desde donde se lanzó al vacío.

Los líderes de la oposición, apoyados por varios gobiernos extranjeros, han puesto en duda la versión oficial y han acusado al gobierno de Maduro de torturar y asesinar a Albán. El Departamento de Estado de Estados Unidos denunció lo que calificó de violación de los derechos humanos.

Washington marcó directamente que existió “participación del régimen de Maduro”

“Estados Unidos condena la participación del régimen de Maduro” en la muerte de Albán, dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca Sarah Huckabee Sanders en una declaración difundida ayer, según consignó El Nuevo Herald. Dijo que el gobierno de Trump “continuará aumentando la presión sobre el régimen de Maduro y sus allegados hasta que se restaure la democracia en Venezuela”.

En tanto, Ravina Shamdasani, de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, dijo el martes que los funcionarios venezolanos estaban obligados a garantizar la seguridad de Albán mientras estuviera bajo su custodia. “Pedimos una investigación transparente para aclarar las circunstancias”, agregó.

Además de Naciones Unidas (ONU), más de 20 ex jefes de Estado y de Gobierno de Iberoamérica condenaron “el desenfreno criminal represivo” en Venezuela.Los exmandatarios participantes de la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA) emitieron una declaración mientras se encontraba detenido en la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) en Caracas y catalogada por el gobierno venezolano como un suicidio. La versión oficial de su muerte “ofende el sentido común”, indican los expresidentes, que señalan que antes de morir Albán “fue víctima de una desaparición forzada” y estuvo en esa situación “más de 20 horas”.

Más de veinte ex presidentes de América latina y España emitieron una declaración

“Condenamos el desenfreno criminal represivo por parte de la dictadura venezolana, que se agrega al mantenimiento de su pueblo en condiciones de hambruna generalizada y de masiva diáspora hacia el extranjero”, señalan los expresidentes.

Firman la declaración Óscar Arias, Rafael Ángel Calderón y Laura Chinchilla (Costa Rica); José María Aznar y Felipe González (España): Álvaro Uribe (Colombia); Felipe Calderón y Vicente Fox (México), Fernando de la Rúa (Argentina), Eduardo Frei y Ricardo Lagos (Chile) y Luis Alberto Lacalle (Uruguay), entre otros .