La Justicia brasileña aceptó la denuncia presentada por la Fiscalía contra Rodrigo Rocha Loures, un exasesor del presidente Michel Temer y que fue grabado con una maleta de 500.000 reales (unos 156.000 dólares) con dinero de un supuesto soborno.

Rocha Loures, uno de los protagonistas de un escándalo que salpicó directamente a Temer, está imputado por el delito de corrupción pasiva y deberá responder al proceso en un tribunal de Brasilia al no contar con foro privilegiado.

El exasesor fue acusado por la Fiscalía de ser un intermediario entre JBS y el mandatario brasileño, quien fue denunciado por corrupción pasiva, asociación para delinquir y obstrucción a la justicia, pero consiguió salvarse en el Congreso.