El presidente de Rusia, Vladimir Putin, advirtió que más ataques de Occidente a Siria conducirían a un "caos" en los asuntos internacionales, mientras surgieron señales de que Moscú y Washington quieren dar marcha atrás en su peor crisis en años.

Putin hizo estas declaraciones en una conversación telefónica con su par iraní Hassan Rouhani después que Estados Unidos, Francia y Reino Unido atacaron Siria con misiles el sábado, en represalia por lo que sostienen fue el uso de gas venenoso hace una semana contra rebeldes.

Los líderes estuvieron de acuerdo en que los ataques occidentales dañaron las posibilidades de lograr una solución política al conflicto en Siria.

"Vladimir Putin, en particular, enfatizó en que si continúan tales acciones en violación de la carta de Naciones Unidas, esto inevitablemente llevará al caos en las relaciones internacionales", dijo la agencia rusa de noticias RIA citando una declaración del Kremlin.

Estados Unidos, Reino Unido y Francia insistieron en que no tenían como objetivo derrocar al presidente Bashar al-Assad o intervenir en la guerra civil que se ha prolongado siete años.

Los bombardeos, celebrados por el presidente estadounidense Donald Trump como un éxito pero denunciados por Damasco y sus aliados como un acto de agresión, han sido la mayor intervención de los países occidentales contra Assad y su aliado Rusia, cuyo ministro de Relaciones Exteriores, Sergei Lavrov, los calificó de "inaceptables y fuera de la legalidad".

Las declaraciones de Putin fueron publicadas poco después que el viceministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Ryabkov, divulgó una nota más conciliatoria señalando que Moscú haría todos los esfuerzos posibles para mejorar sus relaciones con Occidente.

Los países occidentales culpan al gobierno de Assad de un presunto ataque con gas venenoso en Duma el 7 de abril, que provocó la muerte a 75 personas.