El ex presidente del gobierno español Mariano Rajoy declaró como testigo en el juicio contra los líderes secesionistas en el Tribunal Supremo, donde afirmó que la violencia ocurrida en Cataluña en 2017 justificó la intervención de la región para abortar la secesión. Además, respecto a la jornada del referéndum del 1 de octubre. afirmó que "era normal que pudieran producir enfrentamientos, sobre todo si hay voluntad de que los haya".

"La situación se veía venir y eso lo sabían todos", subrayó Rajoy, quien al igual que la ex vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, que lo precedió como testigo, responsabilizó de la violencia a los líderes secesionistas que llamaron a los catalanes a votar en un referéndum ilegal.

Rajoy, desbancado como presidente del gobierno en junio de 2018 por una moción de censura liderada por el socialista Pedro Sánchez (actual jefe del Gobierno español), fue interrogado sobre las decisiones adoptadas por el Ejecutivo del Partido Popular (PP) ante el proceso de secesión catalán de octubre de 2017.

En medio de una gran expectativa mediática, el ex presidente respondió en primer lugar al abogado el partido ultraderechista Vox, Javier Ortega Smith, que le preguntó sobre los supuestos actos de violencia que se produjeron en Cataluña, entre los que mencionó el "acoso" sufrido por agentes de la Guardia Civil y la Policía. "Sí, tuvimos conocimiento de esos actos que recogían los medios de comunicación y sin duda fue una de las razones que daban lugar a la situación de excepcionalidad que junto a otros factores nos llevaron al decretar el articulo 155", dijo Rajoy.

"Me preocupaban los actos de acoso, he hecho todo cuanto estaba en mis manos, al final pusimos en marcha por primera vez en la historia el artículo 155 que solo se prevé en situaciones límites".

Asimismo, un abogado de la defensa pidió al ex jefe del Ejecutivo que detallara actos de acoso a alcaldes en Cataluña, a lo que respondió que "hubo muchos del PSOE (Partido Socialista) y "decir lo contrario es estar ciego".

Pese a esta supuesta violencia, Rajoy argumentó en varias momentos del interrogatorio que no se planteó activar el estado de excepción porque "ante situaciones excepcionales" la Constitución prevé diferentes tipos de acciones y el articulo 155 le pareció la vía "más eficaz, mejor, más justa" y la que "menos daño hacía".

"Entre respetar los derechos individuales de las personas y cambiar un Gobierno, tomé la decisión que tomé", remarcó. Por otro lado, subrayó ante el alto tribunal que como presidente de España dejó claro a los líderes independentistas que "no iba a negociar sobre el derecho de autodeterminación" ni permitir que "liquidaran la Constitución".

Aunque se refirió a los actos violentos, que sustentan la acusación de rebelión de la Fiscalía, cada vez que se lo requirieron, Rajoy no mencionó esta cuestión al detallar los criterios que ponderó para intervenir Cataluña con el objetivo de destituir al gobierno secesionistas de Carles Puigdemont y convocar elecciones.

"En primer lugar estaba el respeto a la soberanía nacional, en segundo lugar el cumplimento de la ley, y en tercer lugar, hemos sido prudentes", sostuvo.

Ver más productos

San Gregorio Taumaturgo.

La Iglesia recuerda a San Gregorio Taumaturgo

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos