Seúl y Washington reducirán a la mitad las maniobras militares anuales conjuntas, lo que fue interpretado como un gesto de acercamiento a Pyongyang, mientras siguen las negociaciones a tres bandas en Finlandia en busca de allanar el camino a una cumbre entre el presidente estadounidense Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un.

Los ejercicios bélicos, que suelen durar varias semanas, siempre suscitaron enérgicas protestas por parte del régimen comunista en Pyongyang, que acusa a Estados Unidos de usar las maniobras para preparar un ataque contra Corea del Norte.

En rigor, los ejercicios militares, previstos para febrero y marzo, fueron aplazados este año con motivo de los Juegos Olímpicos de Invierno y Paralímpicos celebrados en Corea del Sur, que finalizaron el pasado 18 de marzo, y Seúl y Washington anunciaron que se pondrán en marcha el próximo 1 de abril.