El gobierno de Estados Unidos aceptó hoy la renuncia presentada anoche por el responsable de las alianzas vecinales y religiosas en el departamento de Seguridad Nacional, Jamie Johnson, luego de que el canal de noticias CNN revelara comentarios racistas que hizo durante debates radiales.

El vocero del departamento de Seguridad Nacional, Tyler Houlton, indicó hoy que la secretaria en funciones, Elaine Duke, aceptó la dimisión de Johnson.

"Sus comentarios hechos de manera previa a su trabajo para el departamento de Seguridad Nacional no reflejan los valores de ese departamento y del gobierno. El Departamento le agradece su reciente trabajo de asistencia a las víctimas de desastres y a la comunidad interreligiosa”, declaró Houlton.

En otra de sus intervenciones, Johnson aseguró que el Islam “no es una religión de paz”

La cadena CNN sacó ayer a la luz varias comentarios despectivos sobre afroamericanos y musulmanes que había pronunciado Johnson durante varias apariciones radiales entre 2008 y 2016.

Las declaraciones de Johnson son, sin embargo, previas a su nombramiento en abril pasado como encargado de las relaciones del departamento de Seguridad Nacional con vecinos y congregaciones religiosas.

En uno de los audios publicados por CNN, el ex funcionario culpó a la minoría afroamericana de convertir “grandes ciudades en barrios marginales debido a su pereza, consumo de drogas y promiscuidad sexual”.

En otra de sus intervenciones, Johnson aseguró que el Islam “no es una religión de paz” y dijo estar de acuerdo con el escritor conservador Dinesh D’Souza en que el Islam “lo único que ha dado en el ultimo milenio y medio es petróleo y cadáveres”.

Ante estas revelaciones, Johnson se mostró arrepentido.

En un comunicado enviado a CNN, el ex funcionario se disculpó por esos comentarios y explicó que no reflejan su visión actual, que ha cambiado después de haber conocido a gente que profesa diferentes religiones.

"He trabajado y continuaré trabajando con líderes y miembros de todas las confesiones, a la vez que buscamos fortalecer nuestra seguridad como comunidad interreligiosa. “Después de haber visto cómo los líderes de diferentes religiones trabajan para empoderar a sus comunidades, ahora veo las cosas de manera muy diferente”, aseguró.